Maria&Koldo

Imaginaos vuestra película favorita. Imaginaos vuestra frase favorita de vuestra película favorita. Imaginaos vuestra ciudad favorita, que da la casualidad que es la misma ciudad en la que se ambienta vuestra peli favorita. Ahora imaginad poner rumbo a esa ciudad para hacer vuestra sesión de pareja.  Imaginaos desplazaros a esa ciudad para hacer una sesión de fotos. Y ahora imaginaos un fin de semana entre amigos. Y es que así fue como surgió nuestra amistad con esta pareja de locos,  se les ocurrió llevarnos a Paris, para hacer su sesión de pareja y la sesión de postboda a la vez. Y fue todo aún más loco porque Koldo, que no había hincado rodilla a esas alturas, le pidió matrimonio a Maria ya vestidos de novios. Asique así, de esta manera tan inusual, pasamos un fin de semana muy pero que muy especial. Cenamos pizza, desayunamos croissants, subimos a la torre Eiffell, nos perdimos por las calles de Montmartre, y paseamos hasta que nos dolieron los pies.

Esto es lo mejor que nos ha dado nuestra profesión, y es que reunirnos con vosotros durante casi un año antes de la boda, compartir cafés, ideas, y horas imaginando vuestro día, y luego compartir con vosotros un día tan especial, une mucho. Tanto que a todos y cada uno de vosotros os tenemos un cariño especial, y luego os echamos de menos. Con Maria y Koldo tuvimos una conexión especial, y a día de hoy nos seguimos viendo y les queremos muchísimo a los dos! Gracias chicos por todo lo que nos habéis dado! Esta escapada quedará en nuestro corazón para siempre.

“Come what may”, pase lo que pase, es una frase de la película Moulin Rouge, película favorita de Maria y Koldo, y por eso decidimos trasladarnos hasta la ciudad del amor, París.