Mireia&Beñat

Cuando Mireia y Beñat nos escribieron un mail para inmortalizar el día de su boda me entró una alegría tremenda. Los dos son de un pueblo vecino y les conocíamos de vista y enseguida conectamos. Tenemos en común a nuestros hijos perrunos, en su caso una labradora negra preciosa llamada Lia. En esta ocasión no la pudimos traer a la sesión pero estuvo muy presente toda la tarde, ya que compartimos anécdotas de nuestras mascotas. Reímos y hablamos hasta por los codos y eso hizo que todos nos sintiéramos muy cómodos y la sesión fluyera como el agua. Creo que Mireia terminó odiándome un poquito porque no paré de pedirle a Beñat que le hiciera cosquillas, y es que Mireia tiene una sonrisa espectacular. 

Desde que hicimos la sesion no hacemos más que contar los días para que llegue el 21 de septiembre, verles brillar, y darse el sí quiero junto a (esta vez sí que sí) a la pequeña Lia.